Portada»Vida sana»detalles

¿Puedo hacer ejercicio si tengo obesidad?

Las recomendaciones más habituales a la hora de perder peso suelen ser: hacer cambios en la dieta y empezar a realizar deporte de manera habitual. Sin embargo, no todos los casos son iguales, por lo que a la hora de ponerse a dieta y empezar a ejercitarse cada persona necesitará seguir un plan distinto. Por lo tanto, es siempre esencial acudir a un profesional de la salud que nos pueda ayudar a determinar cuál será nuestra meta y cuál es el peso ideal por el que debemos apostar, adaptando así nuestra alimentación y nuestros hábitos de vida, de manera que podamos conseguir estos objetivos, con paciencia y con mucha constancia.

Así pues, no será la misma alimentación la que tendrá una persona que solamente quiera perder algún que otro kilo de más o quiera tonificar los músculos, que otra que quiera ganar masa corporal a la de una tercera que buscará perder peso en mayores cantidades. Lo mismo sucederá entonces a la hora de realizar deporte, puesto que no serán los mismos ejercicios que deberán realizar cada uno de ellos, ya que depende de los objetivos finales que quieran conseguir a través de los mismos.

Por lo tanto, a la hora de hacer ejercicio también es importante saber cuál es el peso inicial de la persona que va a realizarlo y cuál es su estado de salud. Tener obesidad es algo negativo para el cuerpo, por lo que se debe perder peso, no principalmente por estética, sino porque nuestro organismo no puede soportar tanto peso de más, haciendo que los músculos, articulaciones y órganos no puedan funcionar de manera correcta, lo que podría llevar a la persona con obesidad a sufrir enfermedades más o menos graves en el futuro.

Una persona con obesidad estará bastante por encima del peso ideal que su cuerpo requiere

Adapta la actividad física a tu cuerpo

Durante cada temporada hay un deporte que se pone de moda y que todo el mundo quiere practicar. Por ejemplo, son muchas las personas que pasaron por la etapa de practicar solamente yoga, pilates o bien deportes de entreno más fuerte como podría serlo el crossfit. No obstante, este tipo de ejercicios no son adecuados para todo el mundo y si no se realizan de manera correcta, pueden llegar a causar lesiones más o menos graves en aquellas personas que lo practican.

Además, puede que por la edad o por algún problema de salud no podamos realizar estos deportes de moda, por lo que siempre es clave que antes de realizar cualquier ejercicio nos pongamos en contacto con un profesional del deporte, como un entrenador personal o un nutricionista deportivo, quienes serán las personas más adecuadas para realizar un plan de trabajo adecuado para nosotros, según nuestras necesidades.

Una persona con obesidad estará bastante por encima del peso ideal que su cuerpo requiere. Además, el índice de grasa corporal puede que sea también muy elevado, haciendo que el gran volumen de su cuerpo no le permita moverse con normalidad. Así pues, no podrá realizar todo tipo de deportes porque sus articulaciones y sus músculos no tendrán el mismo rango de movimiento que los que tienen los de una persona en su peso recomendado. Por lo tanto, durante los primeros meses de hacer ejercicio es probable que deba seguir una rutina impuesta por un profesional del deporte y otros ejercicios, cardiovasculares por ejemplo, como correr en la cinta o en la máquina elíptica, de manera que pueda perder peso y, poco a poco, comenzar a realizar ejercicios de peso libre, otras máquinas o actividades dirigidas, sintiéndose más ligero y habiendo reforzado las articulaciones y los músculos, reduciendo su tamaño inicial y teniendo más habilidad para hacer deporte.

Es muy probable que cuando terminen de hacer deporte tengan más hambre que con anterioridad

Cambiar los hábitos alimenticios es lo más importante

Una vez escogida la actividad deportiva que más le guste y realizándola de manera habitual, es muy probable que las personas que tienen obesidad comiencen a perder peso. Sin embargo, es muy probable que cuando terminen de hacer deporte tengan más hambre que con anterioridad y tengan la tentación de comer más dulces o alimentos que no le son recomendados a la hora de perder peso.

Por eso, es esencial que, junto a la realización de actividad física regular, cambie sus hábitos alimenticios por una dieta sana y equilibrada, evitando aquellos alimentos que contienen grasas saturadas o azúcares añadidos. Para ello es clave que siga una dieta diseñada por un profesional de la salud. El nutricionista sabrá cómo adaptar las cantidades y los alimentos, de manera que la persona con obesidad pueda ir perdiendo peso de manera progresiva y así adaptar las actividades deportivas en función de su peso y para el bien de su salud.

Solamente modificando estos hábitos de vida y consiguiendo un estilo más saludable podrá la persona con obesidad conseguir el peso que desea. De lo contrario podría producirse un efecto rebote y, por mucho deporte que realice, si no sigue la dieta con constancia y paciencia, los resultados no serán tan duraderos como espera, sobre todo por el bien de su salud y de su cuerpo.

Next Article